El Rincón de Paco Teva…¿TODOS SOMOS IGUALES?

Camino de mi casa, en Fuengirola, pasaba por la calle del Capitán a la altura de un edificio formado por casitas con una bonita zona verde a la entrada: “ Los Naranjos”. Es un edificio que siempre me ha gustado por su estructura y la disposición de sus viviendas. Forman un conjunto muy singular: hay una puerta grande, de hierro, que da entrada a una zona verde, con césped, bancos, farolas, naranjos…Alrededor de esta zona, que es rectangular, están dispuestas las casas de una sola planta, nueve, si no recuerdo mal, con salida a esta superficie de césped y cuyas entradas quedan separadas y resguardadas del ruido y de los peligros de la calle. Me parece un sitio estupendo para quien tiene niños pequeños, pues disfrutan una zona de juego sin peligro, en una calle céntrica, a tiro de piedra de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en la recoleta Plaza de la Constitución, que con su fuente y su gigantesco ficus, tiene una belleza muy armónica.

El caso es que al pasar, en el escalón de la entrada, había cuatro niños cuyas edades oscilarían entre los seis y los nueve años. Estaban sentados y delante tenían una caja de cartón invertida, que les servía de mesa o puestecito improvisado. Su mercancía era simple y sencilla, artesanía pura: pulseras de distintos tipos, llaveritos, diademas, ….de macarrón de plástico de variadas formas y colores. Su trenzado era, también, diferente. Todo un muestrario pequeño, pero verdadero, de artesanía infantil.

Al verlos, me paré, de muchos es conocida mi curiosidad, y estuve observando, en primer lugar, el “pelaje” de los cuatro niños, que se sentaban ante la caja, como si se tratara de una de las mesas petitorias de la Cruz Roja. Su aspecto era estupendo: bien vestidos, limpios, aseados. Niños que, seguramente, vivían allí y su apariencia no podía ser mejor. Estaba descartada, por tanto, la posibilidad de niños indigentes, que hacían aquello por necesidad, para sacar algunos euros.

Después de observar, pasé a la acción y les pregunté qué vendían. Me contestaron que pulseras, llaveros, diademas, adornos para el pelo etc. Añadieron que todo era hecho por ellos y que, además de ser muy bonito, era muy barato. Su lenguaje vivo y su desparpajo eran evidentes: no se cortaban un pelo. Yo, para ver qué decían, les pinché un poco y les comenté que mis nietas me hacían unas pulseras más bonitas. ( Ellas, también, en una ocasión, querían vender sus trabajos, pero su madre no las dejó. Me parece mal cortar, por respeto humano, una iniciativa como esta, que evidencia otras actitudes.) Inmediatamente saltaron, como si fueran resortes parlantes, que éstas eran más bonitas y que, si yo quería, trajera una y lo comprobaríamos.

Me gustó la forma de defender lo suyo y me gustaron su simpatía y su carácter extrovertido, así como su llaneza, exenta de desvergüenza, para tratarme, como si hubiera sido otro niño de su edad. Yo, con desinterés fingido, les pregunté el precio y me dijeron que sólo “un eurillo”, que estaba tirado. Tuve el correspondiente “tira y afloja” y compré una pulsera por un euro. Se deshicieron en agradecimientos y me rogaron que se la enseñara a mis nietas para que vieran lo bonita que era. Se portaron como vendedores natos: alegres, simpáticos, ocurrentes, educados y todos los adjetivos, que queramos ponerles. Qué buen rato pasé, todo por un euro, hablando con aquellos niños, sintiéndome un poco niño.

Este inesperado y simpático suceso me hizo reflexionar sobre la cuestión, tan traída y llevada, de que TODOS SOMOS IGUALES, solamente varían las circunstancias, en unos casos incentivantes de determinadas actitudes y en otros anuladoras de sus cualidades. Nada más alejado de la realidad, creo entender. Hay personas, como estos niños, que tienen un gran sentido de la superación y para ellos, como si fuera un juego, inician acciones que son, obviamente, indicadoras de su espíritu emprendedor, de su forma positiva de buscar unas situaciones de éxito y triunfo. Este tipo de personas llevan el gusanillo del triunfo a flor de piel; hacen verdaderos malabarismos conductuales, pero es difícil que se sientan fracasados, y se escondan en un rincón, sin saber qué hacer o qué camino tomar. Y esto desde pequeños, sin que nadie se lo haya enseñado. No hay dentro de las taxonomías educativas ningún ítem que coincida con este tipo de aprendizajes. Es, creo, algo innato, algo que se lleva dentro. En cambio hay personas tan pusilánimes, tan pobres de espíritu, que no encuentran el modo de sobrevivir en condiciones adversas. Siempre serán fámulos al servicio de otros, emularán a los que tienen imaginación, como estos niños, a los que tienen salidas para casi todo y gracias a ellos el mundo va girando. Esto lo podemos extrapolar a todos los campos: económico, intelectual, político, social … A veces se desmadran y se salen del camino, también hay que decirlo, pero ahí está la gran labor de los educadores y la elección de los valores, que les sirvan de referente para el mejor servicio a nuestra sociedad.

Como conclusión, creo deducir, el mundo lo mueven quienes con imaginación, trabajo, voluntad, constancia, valor … saben salir de las situaciones difíciles, complicadas, conflictivas. No descarto que los españoles, que somos así, salgamos con éxito de esta.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho

Compartir en Tuenti El Rincón de Paco Teva…¿TODOS SOMOS IGUALES?

Etiquetas: , , , , ,

Entradas relacionadas

4 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Estoy muy de acuerdo con el Sr. Teva. Hace un recorrido muy interesante para llegar a la conclusión, con la que yo estoy de acuerdo, de que no todos somos iguales. Hay personas con iniciativas para todo lo que se ponen hacer y, sin embargo, las hay sin giro ninguno. Así es la vida y no podemos cambiarla a nuestro antojo. Por eso hay personas que triunfan y otras que no salen del anonimato.

  2. Claro que no todos somos iguales, ya lo dijo el torero El gallo”
    Cuando a Rafael Gómez Ortega, «el Gallo», le presentaron a Ortega y Gasset como el más eminente filósofo español, el matador pidió que le explicaran en qué consistía su profesión. «Los filósofos se dedican a pensar» -le dijeron. Y asombrado, el Gallo contestó: «Hay gente pa tó».

  3. Por supuesto que no somos iguales, la mujer no es igual al hombre, los musulmanes son diferentes a los occidentales, los indios son distintos a los judios, hasta la antipática de mi vecina es diferente a mi. Que mentira nos quieren imponer de igualdad, en vez de promover la igualdad hay que promover el respeto a las demás culturas. Lo que vivió el sr. Teba es bonito pero la realidad adulta es mucho más compleja, yo también hacia cosas de esas cuando era niño, ahora de adulto la cosa es más complicada, te juegas cosas que no quisieras perder. NOVUS ORDEN SECLORUM, por favor busque en el diccionario “secular”.

  4. Sr. Teva, no se si lo que entiendo por pregunta es fácil de contestar, aun que creo que la mejor respuesta es “unos mas iguales que otros”, ya que para esa igualdad hay un cúmulo de problemas, como de respuestas.
    Quien planteo eso de la igualdad lo dejo caer por que queda bonito, política y socialmente, y por tanto creíble, pero dicen, que la realidad destruye la ficción, y para ver esa realidad solo hay que abrir los ojos y mirar al rededor, te das cuenta que esa igualdad es tan embustera como nuestros políticos, religiosos etc.., todo se mueve al rededor de lo que esos niños del relato buscaban el dinero, desgraciadamente los que ven esas otras cosas, en este caso secundarias, como son el trabajo, la creatividad, el espíritu emprendedor, el esfuerzo, etc. son gentes que miran en el trasfondo de una realidad intangible, la de que todos no somos iguales, y me atrevo ha afirmar de que nadie es igual.

Deja tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada, ya que de lo contrario SERAN ELIMINADOS sin previo aviso. No está permitido realizar comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión. Respeta a los demás lectores de este portal, las faltas de respeto manifiestas sobre cualquier persona serán eliminadas. Los comentarios ofensivos, ilegales o calumniando a personas también serán borrados sin piedad.

No se permitirán comentarios en los que se realice apología o propaganda política encubierta, así como aquellos realizados por personas consideradas TROLLs (clic para ver) en el argot de Internet.

Martos al Día no se hace responsable de ninguno de los comentarios vertidos en esta web por los visitantes, limitándose su función a moderar aquellos comentarios inapropiados según estas normas. Martos al Día tiene un registro de todas las direcciones IP de todos los comentarios. Dichos datos se podrán poner en manos de las Autoridades si así lo solicita la parte ofendida y pudiera ser objeto de falta o delito.

Al enviar cualquier comentario estás aceptando estas normas. Martos al Día, a su criterio, se reserva el derecho de no publicar los comentarios inadecuados. Las críticas o sugerencias a la web deberán remitirse al correo-e de contacto, no serán publicadas en los comentarios. Gracias.



agenda.jpg

Farmacias de Guardia Horarios autobuses Tel�©fonos de inter�©s
Callejero Catalogo de la Biblioteca Cartelera

Canciones T�­�­picas Martos en Canal Sur Programaci�³n Cultural
agenda.jpg
Diccionario Marte�±o Cita DNI Cita Previa Centro Salud
Cita ITV