A ORILLAS DEL RÓDANO… Lara de Tucci

Lara de Tucci | Provenza -la romana Provincia- se extiende a lo largo de la costa mediterránea de Francia, desde la frontera italiana a la región del Montpellier. En el país galo se dice de la Provenza que la región tiene su mayor encanto en el baño de luz brillante que el sol le aporta la mayoría de los días del año. Por otra parte, su clima tiene una temperatura media anual de unos 15º C, con cálidos veranos, nada sofocantes, e inviernos más bien templados; característicos del Mediterráneo. A partir del mes de junio apenas reciben lluvias aquellas tierras. Pero soportan el desagradable Mistral; un viento frío, seco y fuerte del norte que azota el territorio en primavera y otoño, siempre en espacios de tiempo que van de tres a nueve días, provocando fuertes caídas de la temperatura ambiente.

La Provenza surgió para la historia cuando los colonos griegos fundaron Marsella -para ellos, Masselia-. Después, hacia 122 antes de Cristo, fueron los romanos quienes se apoderaron de la región gala al ser llamados por los griegos cuando éstos se vieron amenazados por los celtas. Con el devenir de los siglos, allá por el año 1125, la Provenza llegó a pertenecer incluso a los Condes de Barcelona -hoy uno de los títulos nobiliarios inherentes al Rey de España-.

En los primeros siglos de nuestra era aquella región prosperó considerablemente no sólo en el plano económico, sino también en el cultural y en el social. Convirtiéndose sus ciudades de Arlés y Nimes en importantes centros culturales romanos. Y como todos los lugares que fueron dominados por diferentes pueblos en la antigüedad, la Provenza cuenta con historias y leyendas, así como con tradiciones y hechos que enriquecen el patrimonio cultural de sus gentes; relatos todos que se vienen transmitiendo por generaciones a través de los tiempos y que se difunden sin que pierdan interés al estar recogidos en los libros y en otras publicaciones.

Una de esas leyendas -¿o quizá es historia realmente?- autóctonas de la Provenza viene protagonizada por Santa Marta; nuestra Patrona, cuya fiesta vamos a celebrar dentro de unos días. De Santa Marta se hace mención expresa en uno de los santorales de más prestigio de los que se han editado en el país vecino. Cuya última edición -la crisis de fe en toda Europa ha impedido que haya otra- se remonta a 1963. En dicha obra se cuenta que Marta y sus hermanos Lázaro y María fueron expulsados de tierras palestinas por los judíos a raíz de la muerte de nuestro Salvador y dejados a su suerte en el mar a merced de las olas en una frágil y pequeña embarcación sin velas ni remos.

Aunque el citado santoral francés no dice si la embarcación hizo alguna escala en otro punto del litoral del Mare Nostrum -que sería lo más lógico-, sí refiere, no obstante, que la misma llegó milagrosamente a Marsella con los tres hermanos amigos de Jesús abordo y en precarias condiciones por lo complicado del largo viaje. Y se cuenta en el libro que una vez en Provenza, Marta se dedicó a evangelizar por las riberas del Ródano; las riberas cercanas a la desembocadura del mencionado río y próximas, por lo mismo, a la citada ciudad bañada por el Mediterráneo.

Puede ser que existan otras versiones acerca de la vida terrenal que tuvo nuestra Santa Patrona tras salir de Israel; versiones que puedan ser más comprensibles para los fieles devotos de la misma, entre los cuales nos encontramos los marteños. Pero ésta historia que la sitúa a orillas del Ródano tiene su encanto existencial y sus rasgos de fidelidad al mandato de Jesús. Los cuales nos hacen pensar que aquella mujer de Betania, que le había pedido al Mesías que le mandara a su hermana echarle a ella una mano en el servicio doméstico y abandonara la actitud contemplativa, tomó partido después por la propagación de la Buena Nueva del Evangelio allí donde le tocó vivir tras su exilio obligado.

El Ródano nace en Suiza, como se sabe, cruza el lago Ginebra y ya en tierras francesas bordea el Macizo Central de los Alpes, finalizando su curso en el Mediterráneo. Tramo último de su cauce que, de ser cierto lo que se refiere en el santoral francés, en el siglo primero de nuestra era, hizo ecos con sus aguas, sirviéndole éstas, con sintonía apropiada, como tema de fondo a una predicación femenina que a los marteños nos tiene que interpelar bastante. Por cuanto la mujer que evangelizaba allí lleva ochocientos años como guía nuestra en el camino de la Fe católica. Prefigurando el triunfo del bien sobre el mal con el vencimiento del monstruo que su imagen tiene bajo los pies. Una tarasca o serpiente, que es el nombre que los franceses de la Provenza le dan a dicho monstruo; del cual les liberó portentosamente nuestra Patrona. Que murió en un lugar de allí llamado Tarascón, hoy una ciudad de unos 10.000 habitantes, donde se halla una de las iglesias más importantes de la región; la cual lleva el nombre de la Santa y guarda sus restos todavía en el presente.

Foto de La Patrona de Martos cortesía de la web de la Real Cofradía de Santa Marta.

Compartir en Tuenti A ORILLAS DEL RÓDANO… Lara de Tucci

Etiquetas: , ,

Entradas relacionadas

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Le deseo a Inma toda la tranquilidad y serenidad el próximo domingo día 22. Estoy convencida de que en su pregón nos hará llegar el inmenso amor que tiene por Santa Marta, de modo que templa los nervios que sé que vamos a gozar con tus palabras.
    Nos vemos en la sala cultural de San Juan de Dios. Un beso guapa.

Deja tu comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada, ya que de lo contrario SERAN ELIMINADOS sin previo aviso. No está permitido realizar comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión. Respeta a los demás lectores de este portal, las faltas de respeto manifiestas sobre cualquier persona serán eliminadas. Los comentarios ofensivos, ilegales o calumniando a personas también serán borrados sin piedad.

No se permitirán comentarios en los que se realice apología o propaganda política encubierta, así como aquellos realizados por personas consideradas TROLLs (clic para ver) en el argot de Internet.

Martos al Día no se hace responsable de ninguno de los comentarios vertidos en esta web por los visitantes, limitándose su función a moderar aquellos comentarios inapropiados según estas normas. Martos al Día tiene un registro de todas las direcciones IP de todos los comentarios. Dichos datos se podrán poner en manos de las Autoridades si así lo solicita la parte ofendida y pudiera ser objeto de falta o delito.

Al enviar cualquier comentario estás aceptando estas normas. Martos al Día, a su criterio, se reserva el derecho de no publicar los comentarios inadecuados. Las críticas o sugerencias a la web deberán remitirse al correo-e de contacto, no serán publicadas en los comentarios. Gracias.



agenda.jpg

Farmacias de Guardia Horarios autobuses Tel�©fonos de inter�©s
Callejero Catalogo de la Biblioteca Cartelera

Canciones T�­�­picas Martos en Canal Sur Programaci�³n Cultural
agenda.jpg
Diccionario Marte�±o Cita DNI Cita Previa Centro Salud
Cita ITV