Noticias acerca de ‘ Literatura ’

OIGA…ESE ES MI PRIMO, por Rosa Teba

OIGA…ESE ES MI PRIMO

Ayer tuvo lugar en la Casa de Cultura la presentación del libro de poemas ¨Alientos de Vida ¨ del marteño Paco Teva Jiménez.

Asistencia masiva de amigos , familia y autoridades. Se ve que Paco tiene un gran poder de convocatoria y que es muy querido y respetado.

Quienes esperaban un acto plúmbeo se han encontrado con un ambiente cordial , reforzado con la brillante idea de que algunos asistentes leyeran algunos poemas.

Además de las palabras del autor, sentidas y emocionadas, quiero resaltar la presentación de Antonio Domínguez que , pese a sus grandes conocimientos literarios , huye siempre de la pedantería y que sin embargo no escondieron el cariño y la admiración que ambos se profesan.

Una vez más se demuestra que cuando la inteligencia nueva y la madura se encuentran el resultado es enriquecedor.

Bravo Paco! Has demostrado , como dice uno de tus poemas , que un jubilado no es un mueble viejo , más bien una antiguedad de gran valor y que ese valor crece con el tiempo.

Enhorabuena a tí , a Loli , a tus hijos y nietos.

Y en lo que respecta a mí , me haces sentir orgullosa de llevar el apellido Teba , aunque nos diferencien una b y una v.

Un besazo primo mayor.

Rosa Teba Pozo



Encuentro con Rafael Ballesteros

Martos Cultural | El próximo martes 26 de Febrero de 2013, dentro del Circuito Literario Andaluz,  encuentro con Rafael Ballesteros a las 19;00h. en la Biblioteca Pública Municipal.

Un nuevo encuentro con autor, enmarcado en el programa Circuito Literario Andaluz del Centro Andaluz de las Letras, en esta ocasión, será el escritor malagueño Rafael Ballesteros quien estará en Martos para hablarnos de su vida, de su trabajo y, sobre todo, de sus creaciones literarias.

Rafael Ballesteros, además de dedicarse profesionalmente al mundo literario y ejercer en el campo de la educación, tanto en España como en el extranjero, durante unos años fue Diputado constituyente y presidió la Comisión de Educación y Cultura del Congreso de los Diputados, tarea que pudo compaginar con su afición por la escritura, dejándonos, hasta el momento, una dilatada muestra de publicaciones.

Es un autor muy prolífico, que ha publicado estudios de crítica literaria sobre obras poéticas de diversos escritores, como Labordeta o Pérez Estrada; ha escrito poesía, que ha sido traducida a otras lenguas; y es autor de un gran número de novelas, entre las que destaca Los últimos días de Thomas de Quincey, que está siendo leída en los clubes de lectura de Martos, y La muerte tiene la cara azul, por la que obtuvo en 2010 el Premio Andalucía de la Crítica.

Todas las personas interesadas pueden acudir a esta charla, donde seguro disfrutarán de la sabiduría de este magnífico escritor.



“JUAN MORA PULIDO”… Lara de Tucci

Lee mi nombre con respeto.
Yo también tuve salud
y viví tan satisfecho
como estás viviendo tú;
pero aquí vine derecho
como también vendrás tú.
¡Todo el mundo es deshecho!

Lara de Tucci | Este pequeño poema, titulado “Los muertos hablan”, como casi todos los marteños sabrán, se encuentra escrito en calidad de epitafio en una de las tumbas de nuestro cementerio; concretamente, en la de su autor, cuyo nombre da título a este trabajo, Juan Mora Pulido.

Son unos versos que a nadie dejan indiferente. Pues hay quienes los toman por una ocurrencia que tuvo el nombrado Mora Pulido para advertirles filosóficamente a los que los leyeran de la brevedad de las favorables situaciones que se viven, así como de la brevedad de la propia existencia humana. Pero otros de los que los leen, lo sé a ciencia cierta, piensan, y así lo comentan siempre, que el autor del epitafio tuvo que ser una persona que se regocijó con su poema porque con él fustigaría a mentalidades de esas que se creen seguras en este mundo y que, por lo mismo, maldicen a quienquiera que les ponga al tanto de la finitud de sus seguridades y de los días que les toca vivir.

El objeto de este artículo no es el de comentar dicho epitafio, sino el de poner al corriente a los lectores de MARTOS AL DÍA de que sus versos forman parte de la obra poética MIS PENSAMIENTOS; pequeño volumen que Juan Mora publicó en Jaén capital hacia el año 60. Eran tiempos difíciles, y más para la Cultura; eran tiempos en los que sólo una o dos personas escribían en Martos, y si escribían, no publicaban sus escritos.

El libro esta dividido en seis capítulos, que Juan denominó “Trabajos patrióticos” (I), “Trabajos religiosos” (II), “Trabajos humorísticos (III), “Trabajos de enseñanza mortal” -al que pertenece el comentado epitafio- (IV), “Trabajos románticos” (V) y “Temas varios” (VI). Libro donde se aprecia el talante patriótico, religioso y romántico, entre otros valores, que ennoblecían el espíritu del autor. Él mismo lo dice en el prólogo, destacando ese conjunto de valores personales que tuvo a bien plasmar en unos poemas, que por milagro han pasado a la posteridad.

Digo por milagro porque no sé si alguien de nuestra localidad tiene constancia de esta publicación; en cuya portada aparece una vista panorámica de la Martos de entonces. Yo, al menos, desconocía su edición, y ni siquiera por parte de los cronistas oficiales (habiendo alguno que se dedicó más bien a cronicar sólo acerca de sus trabajos) tuve noticia del mismo. Y por suerte, lo digo como amante de la cultura marteña, me llegó un ejemplar gracias al matrimonio formado por Fidel Cuesta y Encarnita López -sobrina ésta del autor-; ambos, componentes de la Coral Tuccitana.

Juan Mora Pulido, que murió a los 84 años en Martos en diciembre del 72, siendo teniente de Infantería en la Reserva, supo dejarnos con su pluma muchos de los conceptos didácticos -eso son la mayoría de las estrofas de su libro- que él creía como rasgos esenciales para una convivencia ajustada a la nobleza que tendríamos que abrigar todos los seres humanos. Por eso dice en el poema “La Calumnia”

¿Obtienes ventaja alguna
con acusar falsamente?
Pues si no obtienes ninguna,
obra como hombre decente;
que ser decente es fortuna.

Por lo mismo, es de gran mérito la siguiente estrofa del poema “Ingratitud”.

Si el que recibe un favor
no lo sabe agradecer,
ni ha conocido el honor
ni sabe lo que éste es.

En sus poemas religiosos, siendo marteño, no podían faltar estrofas a la Virgen de la Villa; unas son de alabanza y alguna hay en la que le solicita perdón, yo creo que por la ofensa histórica a Nuestra Señora que todos conocemos.

Virgen de la Villa y Madre,
olvida al que te ofendió
y perdona todo aquello
porque aquello ya pasó.

Intuyo yo que el poema “Ninguna” de este librito se lo inspiró a Juan Mora la ya citada Encarnita López, su sobrina; por la cual, tengo entendido, sentía un tierno cariño al ser ella una niña con gracia y espontáneo apego hacia él.

Encarnita, tu viveza,
tu expresión y tu blancura
me hacen perder la cabeza.
Como tú no hay ninguna
de los pies a la cabeza.

Hay que resaltar el hecho de que la formación literaria de este autor marteño no era muy completa. Pero tenía habilidad para versificar e imaginación para crear temas que estuvieran construidos con sensibilidad poética; lo cual basta para reconocerle, como se merece, el mérito que tuvo. Y como su profesión militar y los tiempos de la postguerra, según mi particular punto de vista tras haber leído su libro, jugaron un papel preponderante en su mentalidad de poeta, a nadie le extrañará que la Patria e incluso Franco -¿por qué no decirlo?- estén presentes en sus trabajos poéticos.

Queremos que España sea
como Franco la desea:
Una sola, grande y libre;
con poder inextinguible
para que el mundo la vea
como nación invencible.



Un marteño desde Murcia…VIVIR ENTRE FLORES (Relato Corto)

Juan Rízquez Molina | Era un sábado por la tarde, el padre, un hombre de unos cuarenta años, con dos niños de la mano se dirigía al parque del pueblo. Eran los primeros días de primavera, el parque se encontraba con todos los rosales y plantas en plena floración, sobre todo los rosales que aunque todavía había muchos capullos sin abrir, la mayoría estaban ya a media flor, por lo que su aspecto era precioso.

Aquel hombre, con los dos niños de la mano, se dirigía hacia una parte del parque en la cual se encontraba una especie de Arriate en el que se podían contar unos ocho rosales, de los cuales, uno, destacaba de los demás por su diferencia en el color de las rosas, eran un rojo sangre precioso, las rosas parecían de terciopelo y su ubicación estaba situada en el centro con el fin de que no fuese tocado ni estropeado por nadie, ya que como digo, era la admiración de todo visitante.

Este hombre, dejando a los niños les dijo:

-Esperad un momento que voy a pasar, ahora que no se ve por aquí al guarda, para ver de cerca ese rosal que hay en el centro y oler esa rosa tan bonita.

Se dirigió a él y más que olerla lo que hizo fue darle un beso, cosa que a los dos niños le extrañó, por lo que le preguntaron a su padre,

-Papá, ¿Por qué le has dado un beso a esa rosa con tanto cariño?

Esa pregunta que me haces la voy a contestar, pero no en este momento, nos vamos a sentar en ese banco de enfrente para contaros la historia de ese rosal rojo y por qué le he dado un beso.

-¿Os acordáis de vuestro abuelo Juan?

-Sí papá

-Pues precisamente hoy hace tres años que murió…

-Papá, y ¿donde está enterrado? que cuando vamos al cementerio siempre nos han dicho: aquí está enterrada la abuelita, pero no sabemos donde está el abuelo.

-Precisamente esa es la historia que quiero contaros, pues con doce y siete años que habéis cumplido ya tenéis que saber donde se encuentra enterrado el abuelo Juan, eso sí os digo, es un secreto muy intimo de nuestra familia.

-El abuelo Juan era un hombre con unas ideas muy propias, aprendía más de sus pensamientos que de lo que leía, pues leer le gustaba poco, en cambio escuchar, sobre todo alguna persona inteligente, eso le encantaba y de ello aprendía mucho. Recuerdo que me decía, hijo, hay personas que leyendo poco saben más que aquel que lee mucho, igual pasa con la comida, hay personas que comen mucho y no engordan y otras comiendo poco engordan. Le gustaba mucho la Astronomía, todo lo que trataba del Universo, la formación de las estrellas, nuestro Sistema Solar se lo sabía de memoria, distancia entre planetas, volumen de los mismos…Me decía que cuando se situaba, imaginariamente, a la distancia que se encuentra Júpiter de la Tierra y esta se convertía en un insignificante punto de luz, de las muchas cosas que creemos los seres humanos que somos en la Tierra, a esa distancia no somos nada, solamente una partícula del Universo y, una partícula, según había leído, en un milímetro cuadrado, lo ocupan mil millones de partículas.

-¿Y cuando se murió el abuelo papá?

-El abuelo se murió hace ya cinco años.

-¿Y donde está enterrado?

-Al abuelo un día, ya hace más de siete años, le dio una especie de amago al corazón, teniendo que ser ingresado pero gracias a Dios no fue nada peligroso y se recuperó. Pero estando en el hospital, quedándome una noche solo con él, hablando de la vida y la muerte me decía que el día que muriese fuese incinerado, y que sus cenizas fuesen depositadas en el parque del pueblo en una zona donde hubiese más rosales y que en uno de ellos las depositara para que sirvieran de fertilizante, pero con una condición, que no se enterara nadie donde fueron sus cenizas a depositarse. Yo no le daba importancia a lo que me estaba pidiendo, solamente le decía que no pensara en morirse, que él se encontraba suficientemente fuerte para vivir muchos años, pero no fue así y a los dos años murió.

-¿Y fue incinerado papá?

– Si hijo mío, tal como él me pidió, teniendo que decirle a mi hermana y mi madre los deseos de nuestro padre de ser incinerado, pero no en el sitio donde tenía que depositar las cenizas.

– Cuando se terminó el sepelio, las cenizas se depositaron en un recipiente muy bonito, haciéndome cargo de las mismas. Había pasado un mes y la abuela tenía que ir todos los días a visitar aquel recipiente, que lo tenía yo guardado en mí casa, hasta que decidí seguir el trámite que el abuelo me indico que hiciese con las cenizas, o sea, depositarlas en el parque en la parte que se encontraban los rosales más bonitos.

Así lo hice, viendo el rosal más bonito, aquella noche con mi cofre y una pequeña escardilla, profundicé unos veinte centímetros hasta encontrar las raíces y deposité aquella cantidad de ceniza, cubriéndola de nuevo dejando el rosal como si nadie lo hubiese tocado.

Llegué a la casa con aquel cofre, pero vacío, procurando que no me viese nadie, lo dejé en el mismo sitio, como nadie me vio cuando lo saque de la casa y lo entré, todos creían que las cenizas seguían estando dentro.

Mi madre fue la primera que me pregunto,

Juan, ¿qué piensas hacer con las cenizas de papá?

Madre, esta noche cuando cenemos tendremos una reunión los tres y os diré lo que pienso hacer.

Efectivamente, aquella noche cuando terminamos de cenar les conté todo el proceso que habían llevado las cenizas del abuelo, siento siempre cumpliendo los deseos que me dijo y como tenía que hacerlo, y el lugar exacto donde se encontraba el rosal con las cenizas.

La abuela fue la primera que se sorprendió, ya que creyendo que las cenizas se encontraban en el bote, todos los días le rezaba y le daba un beso al mismo, eso sí, sin destaparlo.

-¿Y qué pasó papá cuando la abuela, mamá y tú sabían donde estaba el abuelo?

-Igual que le prometí yo al abuelo que sería un secreto su confesión, ellas me juraron a mí.

-Papá, ¿Y la abuela por que no se incineró como el abuelo?

-Te voy a contar por que la abuela está en el cementerio en un nicho y no se incineró.

-Cuando la abuela ya se enteró y se tranquilizó, un día nos juntó a los tres y nos dijo lo que teníamos que hacer el día que muriese.

-¿Qué papá?

-La abuela nos dijo que no se incinerara, que la metieran en un nicho, pero que a los cinco años, que ya se podía sacar, se incineraran sus restos y esa ceniza fuese depositada en el mismo rosal donde se encontraba el abuelo, para que de esa manera, lo mismo que de ellos dos nacimos tu tía y yo, siguieran naciendo rosas en aquel rosal.

-Papá, ¿La abuela conoció el rosal del abuelo?

-Sí, al día siguiente de decirle yo todo lo que había hecho, la llevamos al parque y no pudimos evitar que entrara en aquel Arriate, que aunque todavía no tenía rosas, tomó varias hojas y cuando llegamos a la casa las puso con todas sus estampas y novenas que tenía y que les rezaba todos los días.

No se me olvidaran nunca unas palabras que dijo tu abuela cuando nos sentamos en este mismo banco.

-¿Qué dijo?

-¡Que sitio más bonito con la Peña al fondo para vivir una eternidad!

-Papá ¿Falta mucho para los cinco años de la abuela?

-Dos años hijo. Pero te quiero decir una cosa, que si yo faltara antes de incinerar a la abuela, a ti te hago responsable de hacer todo lo que ya sabes que hay que hacer, ¿me lo prometes?

-Si papá, pero yo te digo a ti como tú le dijiste al abuelo en el hospital, no pienses en eso que a ti te quedan muchos años de vida.

Y dándole las gracias con un beso en la frente, llamó a su hermana que estaba jugando con otras niñas y se fueron a la casa. Pasaron los cinco años de la muerte de la abuela y se cumplieron los deseos que ella dijo.

Aquí termina esta historia, que aunque es una fantasía mía, creo que a cualquier persona le gustaría ser el protagonista de la misma, INCLUSO YO, ASÍ LA DESEARÍA.



El Rincón de Paco Teva… EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Pero mira como beben los peces en el río…, campana sobre campana… a Belén pastores, a Belén chiquillos…es el sonsonete alegre y pegadizo que nos envuelve estos días de NAVIDAD. Los resplandores multicolores de las luces más o menos lujosas y sofisticadas, según el presupuesto asignado por los distintos ayuntamientos y que te envuelve como una nube de cromatismo incomparable.

El pulular de la gente de un lado para otro cargada de bolsas de distintas formas, colores y marcas. Las cuñas publicitarias en la televisión con los juguetes, las colonias, los alimentos…más originales, exóticos y maravillosos del universo. Los e-mails y los mensajes en el móvil deseándote FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO.

Las administraciones de loterías con las colas de gente esperando comprar ese número mágico, que nos haga millonarios, cosa tan aleatoria como la propia suerte. Claro que si no nos toca siempre pensamos que lo mejor es tener salud. Los dulces navideños que, para un goloso como yo, son la maravilla de las maravillas. Esto y un sinfín de cosas más, que excitan nuestros sentidos, nos hacen percibir por múltiples sensaciones que, nuevamente, llega esa fiesta entrañable y con distintos matices, según nuestras creencias, como es la NAVIDAD.

A veces, sin embargo, tiene un sabor agridulce y es que no todos pueden disfrutar de esos días, que decimos de paz y felicidad, con la familia y con la abundancia de recursos que se consideran normales. Hay muchas personas, desarraigadas de su país y de su familia, pidiendo a gritos trabajo y cobijo para subsistir, Jesús, cuyo nacimiento celebramos los creyentes, también fue extranjero y desarraigado en su nacimiento y nadie quiso darle cobijo, naciendo pobre y aislado de la gente , sin lujos ni solemnidades. Algo que, me temo, las personas de a pie no podemos solucionar, aunque nos produzca bochorno y mala conciencia.

Si, acaso, contribuir con nuestras pobres limosnas, nuestras oraciones y nuestra defensa a ultranza de los marginados y oprimidos, a paliar la situación paupérrima de las mismas. Sabor agridulce, también, por tanta gente como sufre enfermedades, aislamiento, discriminación, enemistad con amigos y familiares…, pero con sus luces, no sólo de neón, y sus sombras, la NAVIDAD es una fiesta tan sumamente significativa y sugeridora que todos nos volcamos por ser más felices en estos días y dejar las pequeñas, o grandes, rencillas aparcadas y pedir únicamente salud, felicidad y paz.

Hasta Jesús, tan denostado muchas veces, se hace carne todos los años, quiere estar con nosotros, todos los años se produce el milagro: el espíritu de la NAVIDAD para que podamos disfrutar de todas esas sensaciones maravillosas y para que nuestro sentimiento, nuestra vocación de creyentes se impregne de su venida y pueda contagiarlo a los demás.

Os deseo a todos Feliz Navidad y que el Año Nuevo os colme, al menos, de salud, felicidad y trabajo.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho



Pensadores y Farsantes… Lara de Tucci

Lara de Tucci | Pensadores y farsantes es el título de una obra de Giovanni Papini, en la cual plasma, a modo de crítica y análisis, una serie de valores, de maniqueos y de presunciones también de una veintena o así de filósofos, literatos e intelectuales en general que el autor italiano conoció más bien mediante las obras que escribieron. Obras de las que Papini capta el talento y la agilidad mental de todos ellos para proyectarles a sus lectores todo un conjunto de ideas y pensamientos que muestran hasta qué punto pueden los pensadores y sesudos individuos abrigar razonamientos que se encumbrar sobre todos los de los demás mortales. Pero la mayoría de las veces, sin que tales razonamientos sirvan para la consecución de un mundo mejor; un mundo donde reine la justicia, la paz y la solidaridad practicada por todos.

Papini fue uno de esos intelectuales, semejante a los que critica y analiza en la citada obra. Y además, el autor de Florencia, que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX, era polemista y escéptico. O sea: que de sus reflexiones y de sus trabajos, la humanidad tampoco podía sacar prácticos consejos en el transito por la vida: consejos que le facilitara el camino y le sirviera para sacudirse el polvo que se acumula al caminar. Pero Papini se convirtió al catolicismo y de su pluma salieron desde entonces recomendaciones y avisos que sí sirven para enderezar el rumbo que todo hombre necesita corregir por lo menos en algún momento de su existencia.

Todo este preámbulo acerca de lo que el autor de Un hombre acabado me sugiere a mí viene determinado por AUDITORIO. Un espacio que la Fundación Mapfre organiza periódicamente en Madrid con fines culturales y que, en esta ocasión, finales del pasado noviembre, se titulaba Los intelectuales tras el siglo de los intelectuales (siglo XX). Fueron seis actuaciones a sesión por día; cada una protagonizada por un conocido intelectual, que conversaba con un interlocutor en presencia del público invitado. Y en la propaganda de los actos aparecía entre otras preguntas una que quizá Papini ya se haría en sus más lúcidos tiempos y que seguramente le valdría para escribir la obra de la que hago mención al principio: ¿Qué función, si es que alguna tienen, deben desempeñar los intelectuales a principios del siglo XXI?

Desde luego no todo el mundo tiene preparación y capacidad suficientes para entender a los que sobresalen por su talento y asimilar así, convenientemente, lo que expresan. Pero los intelectuales, dado el nivel de idoneidad que también abrigan para funciones didácticas, deberían hacerse cargo de que la preparación formativa de las mayorías, generalmente hablando, está necesitada de esfuerzos y compromisos por parte de quienes se encuentran más relacionados con el saber por su condición de personas con mentes aventajadas: poetas, ensayistas, historiadores, dramaturgos, filósofos, etc.

Por lo mismo, me atrevo a decir, respondiendo a la pregunta que lanza Mapfre, que el papel esencial -que sí lo tienen moralmente- que los intelectuales han de desempeñar, en este siglo y siempre, es el de comunicar, a través de sus dotes, los múltiples razonamientos que les ayudarían a los hombres a entenderse mejor y, en consecuencia, a ser menos divergentes entre sí cuando se trata de desarrollar una recta conciencia colectiva. Y si no es así, las funciones a desempeñar por los talentosos personajes se quedarán, como muy bien lo estamos comprobando, en semillas de las que no germinarán sanos productos para una concordia de alcance universal.

Entre los intelectuales que participaron en la Fundación Mapfre, me inclino por citar a Juan Manuel de Prada; un escritor (él es además columnista del diario ABC y allá por los años ochenta fue galardonado en nuestra localidad con el premio literario “Ciudad de Martos) del que se escribe que ha seguido la estela de Chesterton, el autor inglés que pasó de ser agnóstico a abrazar la fe. Un caso bastante similar al de Papini. Por lo tanto, como este escritor italiano, Juan Manuel de Prada, ha tomado la senda del positivismo ilustrado; pues, al ir adentrándose en la práctica de la fe católica, los talentos intelectuales que le asisten los emplea en el presente en la proyección de unos valores encaminados a procurar unas enseñanzas de noble estilo humano.

Y algo así desempeñó Papini tras hacerse católico y comprender que los hombres cultos que se empeñan en ser únicamente pensadores o farsantes malgastan sus aptitudes, al no emplearlas generosamente al servicio de las masas. Quedando así infructíferas, inapropiadas para inculcarles a las mayorías los hábitos adecuados para conducirse principalmente por las coordenadas del bien con una óptima disponibilidad para procurar los beneficio de una sensata convivencia en paz.



El Rincón de Paco Teva… Juzgar o no juzgar

He conocido por los medios de comunicación, pues todos o casi todos lo han publicado, el caso del Juzgado de Instrucción nº 4 de Huelva. Caso, seguramente, singular por las especiales características que se enuncian en él: “Su Señoría archiva un caso en el que se había denunciado que el “Rey Baltasar”, en la cabalgata de Reyes del 2010, en sus lanzamientos de caramelos para la multitud, había lanzado uno con tanta fuerza que había impactado en el ojo de una espectadora lesionándoselo”.

Me gustaría hacer algunas consideraciones sobre este inédito caso en la Justicia Española.

En primer lugar, celebrar la actuación del Juez Pérez Minaya por el auto, que archiva la denuncia y sobre todo por los Fundamentos de Derecho en los que con profesionalidad y gran sentido del humor, algo tan escaso hoy día, expone las razones del archivo de una forma tan peculiar e hilarante, a veces, que no tiene un o más remedio que reírse:

–Este Juez debía abstenerse del caso al haber una relación de amistad y gratitud, pues toda la vida lleva recibiendo regalos de este “Rey” cada 6 de enero.

–Este caso debía corresponder al “Tribunal Penal Internacional” pues a lo largo de 2000 años y aunque se sabe que procede de Oriente, aún no se ha podido averiguar la nacionalidad de este Rey Mago. Indica, con gran ironía, que sería un caso, más bien, del Derecho Internacional Público.

–También afirma que en estos eventos de masas, y aunque se tomen todas las medidas de seguridad, pueden ocurrir accidentes que se escapan a toda previsión, pues son casos fortuitos con los que los asistentes tienen que contar.

Yo me planteo, seriamente, si no estaremos perdiendo la pinza y confundiéndolo todo. Se debería invocar JUSTICIA cuando hay una lesión de derechos palpable y flagrante, pero no por casos baladíes que lo único que hacen es entorpecer la, ya pesada y lenta, máquina de la justicia. Como mucho plantear una demanda civil para pedir daños a quien corresponda.

Creo que los ciudadanos de este país debemos aspirar a una justicia rápida y, como dice el art. 117 de la Constitución, administrada por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley. Todo lo demás es marear la perdiz y, a veces, buscar en la JUSTICIA intereses económicos, cuando no espúreos, para satisfacer nuestro EGO y alcanzar unos derechos que nos son impropios.

Termino esta reflexión y como dice el título JUZGAR O NO JUZGAR…..,creo que ante tal denuncia, tal auto de archivo.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho



El Rincón de Paco Teva…EL VERDADERO AMOR

Raro es el día que no me quejo de las pocas, poquísimas, noticias gratificantes que vemos, escuchamos o leemos en los medios de comunicación. Es acongojante levantarnos y acostarnos, casi, con la misma jerga comunicativa que nos oprime el corazón y nos llena de zozobra, al pensar en el “puñetero” mundo en el que vivimos.

Cuando no es el sonsonete machacón de la “prima de riesgo”, que ha subido como la espuma ( no sé quién será Riesgo, pero debe ser un señor muy importante, cuando hablan tanto de su prima), es para decirnos que nuestro querido e idolatrado país está a punto de ser rescatado; da la impresión de que los países también zozobran como los barcos y hay que rescatarlos, eso sí, con euros en vez de con barcos de salvamento. También nos machacan con la hambruna del cuerno de África, pensando que nosotros los de a pié podemos hacer mucho. Que piensen en los mercaderes multinacionales que esquilman a los pobres en favor de sus insaciables bolsillos. Sin olvidar las palizas de los políticos con sus manidas y repetidas frases, que nadie entiende, pues creo que lo hacen a posta para que nadie se entere de algo que, casi nunca, es cierto. Por ejemplo: “Hay que aprovechar las sinergias de todos los grupos sociales, como acicate para avanzar en la lucha contra el desempleo y buscar los brotes verdes en el menor plazo. Y digo yo, que eso qué quiere decir en cristiano o en “román paladino”, como dirían los clásicos. Es que no sería más fácil decir que “todos tenemos que poner nuestro granito de arena y sumar, en vez de restar, como hacen ellos , sobre todo por lo que falta.

Pues bien, visto lo anterior, hoy he oído una noticia, que me ha sobresaltado y, dentro de la tragedia que supone, ha ensanchado mi corazón por la carga emotiva y de amor paternal que supone. La noticia es la siguiente: “En una carretera secundaria de la provincia de Córdoba, exactamente una, que va de Cabra a Castro del Río. Una carretera estrecha, con muchas curvas y sin quitamiedos en muchos trozos, un coche se ha salido de la carretera y ha caído en una fosa profunda. Los bomberos, que han intervenido para sacar a las víctimas, se han encontrado el cadáver de un hombre joven abrazado a su hijo de tres años, que ha salvado la vida. Ingresado en un centro hospitalario, está fuera de peligro.”

Me he quedado, cuando menos, conmovido y sin saber qué decir, con las lágrimas saltadas y un nudo en la garganta. Metiéndose en la piel de ese padre, se comprende cómo el hombre no pensó en él, sino en su hijito y su gesto de amor y de cariño le salvó, casi seguro, la vida. Qué prueba y qué muestra de amor tan sublime la de ese padre y qué ejemplo de amor paternal. Creo que este suceso, escuchado hoy, me gratifica y me compensa de tantas noticias malas y baladíes en la mayoría de los casos.

He traído a colación este tema, porque me ha tocado todas mis fibras sensibles y creo que es un tema para reflexionar: el amor de los padres para con sus hijos. Decía un sociólogo y gran filósofo que el amor de los padres es siempre mayor que el amor de los hijos. No sé si será verdad, pero esto demuestra con creces que puede ser así.

Es de esperar que a este hombre le pongan alguna medalla, aquí en esta vida, y yo la reivindico desde aquí, pero la que sí se ha ganado es la medalla del respeto y consideración de todos. La medalla de las lágrimas ajenas y de la alegría de corazón de sus semejantes.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho



El Rincón de Paco Teva…EL VERANILLO DE TODOS LOS SANTOS

Los últimos días del mes de septiembre han sido siempre un añadido del verano y hemos disfrutado de un veranillo, el “Veranillo de San Miguel”, mucho más suave que en los rigores del estío propiamente dicho. Esto ha permitido a muchos, que no han podido veranear en los meses de julio o agosto, disfrutar de la playa o de la montaña con un clima excelente y sin los agobios de esos meses típicos y tópicos de veraneo. A mí, particularmente, me gustan más los meses de julio y agosto, será porque soy masoca, pero hay mucha gente que prefiere septiembre, por haber menos aglomeración de turistas en los sitios de veraneo y porque el clima es más benigno. También, y todo hay que decirlo, los precios son inferiores a los que se manejan en esos meses centrales del verano, la llamada “Temporada Alta”, aunque, para la calificación de los hoteles, septiembre, también, está incluido en ella, sin embargo en la práctica los precios bajan. Eso ocurre y ha ocurrido en la generalidad de los años, no obstante llevamos algunos, no sé si será ese tan traído y llevado “cambio climático”, que, como ocurre éste, estamos en las terrazas de los bares a fecha treinta y uno de octubre y muy a gusto y con una ropa liviana, porque si nos abrigamos un poquito, inmediatamente tenemos calor.

Verdaderamente si todo el año tuviéramos un clima así, sería un paraíso, es mi opinión. Pero, claro, las cosas no son tan sencillas, ni tan obvias, pues, como dice el refrán, nunca llueve a gusto de todos y si el buen tiempo conviene a los empresarios de hostelería, a vendedores ambulantes, camioneros, albañiles etc., y, como no, para todos nosotros que el buen tiempo nos permite pasear, hacer deporte etc. No es lo mismo para nuestros agricultores, que dependen del agua para que la cosecha de aceituna sea importante y gratifique los esfuerzos de todo el año. Es necesario, en los prolegómenos de la recolección, que llueva y la aceituna gane peso y aceite antes de que sea recogida y molturada, máxime cuando, ahora, los entendidos en las nuevas tecnologías agrícolas, consideran que el aceite de más calidad es el que se obtiene de la aceituna, aún, un poco verde. Para estos agricultores de vanguardia la recolección está a punto de comenzar. Por todo ello, y aunque sea un sacrificio para muchas personas, es necesario que cambie el tiempo y llueva, llueva con abundancia y sin producir daños que malogren una cosecha esperada a lo largo de un dilatadísimo año de mimos y cuidados casi paternales.

Quiero acabar este artículo aconsejando paciencia para todos los que desean el buen tiempo y no lo tienen y los que desean que cambie y no cambia , pues en esto si que nuestro margen de actuación es limitado, será lo que Dios quiera y tendremos que seguir acatando sus designios.

Os presento, como hermoso epílogo, un sencillo poema que refleja mi visión de mi pueblo y de mi barrio en este tiempo de otoño, que, a pesar de su aparente tristeza, para mí es evocador y de una sutil belleza.

DESDE MI VENTANA

Desde mi ventana veo el cielo azul,
los pájaros que cantan la hermosa
melodía de la paz, la vida y la quietud.

Las hojas, con su oscuro verdor,
contrastan con la plata de los troncos:
espejos que quieren expandir el Sol
en un abanico de hermoso resplandor.

Siento que mi corazón se quiere derramar
para inundar con sus pétalos de amor
la limpia hermosura de una mañana otoñal,
que me aleja, en una sublime ilusión,
de la realidad pérfida y vulgar
de un día cualquiera, con su trágico pasar.

Los tibios y brillantes rayos de Sol
reverberan en los rojos ladrillos,
que exhalan como un vaho misterioso,
y espejean en la recatada albura
de una multitud de fachadas, escalonadas sin fin,
como rocas caprichosas, que van buscando la luna.

Desde mi ventana quiero recibir intacta
la nueva canción del calor, la luz y la alegría;
no quiero los falsos acordes del fragor
de la guerra, el hambre, la muerte y el horror.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho

Imagen de la Aceituna cortesía de landahlauts



Un Marteño en Murcia: EL ANCIANO DEL PUEBLO

Lo que relato en este cuento, me ha pasado a mí, que salí de mi Martos dejando buenos amigos y buenos amigos he encontrado en este pueblo donde vivo, Torre Pacheco (Murcia)

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto aun pozo a la entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó:

– Yo nunca he venido por estos lugares ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano le respondió con otra pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?

Egoístas, malvados, por eso me he sentido contento de salir de allí

Así son los habitantes de esta ciudad, le respondió el anciano

Un poco después, otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta:

Acabo de llegar aquí ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano, de nuevo, contestó con la misma pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes?

– Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos, trabajadores, tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos.

– También los habitantes de esta ciudad son así, respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a tomar agua del pozo y que había escuchado la conversación en cuanto el joven se alejó, le dijo al anciano:

– ¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta hecha por dos hombres?

Mira, le respondió, cada uno lleva el mismo universo en su corazón, quien no ha encontrado nada bueno en su pasado tampoco lo encontrará aquí. En cambio aquel que tenía amigos en su ciudad encontrará también aquí amigos leales y fieles. Porque las personas son lo que encuentran en si mismas. Encuentran siempre lo que esperan encontrar.

TODO LO BUENO Y LO VELLO DE LA VIDA QUE NECESITAS LO LLEVAS POR DENTRO DE TI, SIMPLEMENTE DÉJALO SALIR.

Juan Rízquez Molina



El Rincón de Paco Teva…MOSTACHONES DE UTRERA

Estoy disfrutando los primeros días de septiembre en Sevilla, en casa de mi hijo y esposa y con la compañía de mi nieto Jaime. Aunque un poco calurosos, estos días tienen el encanto de disfrutar del verano sin el agobio del calor de julio y agosto. Es cierto que, por la noche, refresca bastante y es una delicia salir y disfrutar del ambiente de Sevilla.

Durante el día, mi mujer y yo, andorreamos mucho con mi Jaime, que tiene diez meses y va, todavía, en su silla. El va observando por donde quiera que vamos y, a pesar de su corta edad, se divierte mucho.

Camino de la guardería de mi nieto (hacemos camino de ida y vuelta), yo, también, observo y voy a narrar algo que me ha ocurrido y que se ha ido repitiendo todos los días. Es algo curioso y que me ha hecho buscar en INTERNET para tener una información amplia y fidedigna.

En nuestro itinerario diario, pasamos por la Ronda, que circunvala Sevilla y tiene varios nombres según el sector. Bueno, pues en nuestro recorrido nos encontramos con el Centro de Salud María Auxiliadora. Frente a la entrada del centro hay un semáforo, motivo por el cual es punto de parada para mucha gente. Esto, unido a quienes de hecho acuden al centro, hace que sea lugar de cita para vendedores ambulantes, que en Sevilla son abundantísimos, bien por el espíritu comercial de los sevillanos o porque la crisis, con sus agudas consecuencias, hace que proliferen como los hongos.

La cuestión es que allí se dan cita los que venden calcetines, bragas y sostenes, piezas de repuesto para las máquinas de coser, vendedores de la ONCE y de la Lotería Nacional y algo que me llamó mucho la atención, que no había visto nunca, pero me sorprendió sobre todo por la forma de ofrecer la mercancía. Transcribo, como puedo, las frases hechas y que se repetían una y otra vez: “mostachositos de Utrera, para el desayuno y la merienda, para regalar a la familia, para reponerse de los analises, que aquí te chupan la sangre como vampiros.”

Después de oír esto varios días, me paré para ver qué era aquello. Me dijo el vendedor, con toda naturalidad: “son mostachones de Utrera, riquísimos, frescos, recién hechos, dulces típicos de Utrera.

Compré un paquete para probarlos y, ya, en la casa, consulté en Internet ( qué alegría poder disponer de este medio tan apasionante) y me enteré, con fotos y todo, que el Mostachón de Utrera, que esa es su denominación, es un dulce tradicional y representativo de la gastronomía de esta localidad sevillana. Es un tipo de bizcocho, aplanado, parecido a las famosas tortas de Alcázar, pero más pequeño. Consiste en una masa pastosa, que se cocina sobre un papel de estraza, en un horno de leña. Así vienen en las cajas, que venden, con su papel y hay que despegarlos con el peligro de que, a veces, se rompan. Sus ingredientes son: huevos, azúcar, harina y una pizca de canela. Luego de hablar con algunos sevillanos de pura cepa, me enteré que son muy famosos y hay una industria local bastante importante.

Hay otros eventos, que han ido tomando cuerpo con motivo de esta fama culinaria del “mostachón”:
Uno de ellos, y a pesar de que en Utrera existe el festival flamenco “El potaje Flamenco”, que se celebra en el colegio de los salesianos, es el Festival de Flamenco “Mostachón de Utrera”. Tengamos en cuenta que Utrera es cuna del arte flamenco y de importantes cantaores y cantaoras y donde hasta el aire que se respira sabe a mostachones y a cante jondo. En Cataluña, seguramente por el número de utreranos, que hay allí, también, se celebran desde hace algunos años este festival del Mostachón de Utrera y con bastante éxito de participantes y de audiencia.
Otro importante acontecimiento, que lleva algunos años celebrándose, es la “Milla del Mostachón de Utrera”, donde se dan cita famosos atletas y que, cada año, adquiere mayor atractivo. Hay un circuito de 800 metros de ida y 800 de vuelta, en sombra, pues su celebración es en septiembre, cuando todavía hace calor.

Bien, he querido poner a vuestra disposición estas curiosidades, pues, aunque estamos en el mundo de las comunicaciones, habrá muchas personas, como yo, que no sabrán lo que son los “ Mostachones de Utrera” y todo lo que ha ido surgiendo a su alrededor. De todas formas, y aunque pueda no ser de vuestro interés, un saludo desde Sevilla y muchas gracias por leerlo.

Enlace: RECETA de los “Mostachones de Utrera”

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho



El Rincón de Paco Teva…¿TODOS SOMOS IGUALES?

Camino de mi casa, en Fuengirola, pasaba por la calle del Capitán a la altura de un edificio formado por casitas con una bonita zona verde a la entrada: “ Los Naranjos”. Es un edificio que siempre me ha gustado por su estructura y la disposición de sus viviendas. Forman un conjunto muy singular: hay una puerta grande, de hierro, que da entrada a una zona verde, con césped, bancos, farolas, naranjos…Alrededor de esta zona, que es rectangular, están dispuestas las casas de una sola planta, nueve, si no recuerdo mal, con salida a esta superficie de césped y cuyas entradas quedan separadas y resguardadas del ruido y de los peligros de la calle. Me parece un sitio estupendo para quien tiene niños pequeños, pues disfrutan una zona de juego sin peligro, en una calle céntrica, a tiro de piedra de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en la recoleta Plaza de la Constitución, que con su fuente y su gigantesco ficus, tiene una belleza muy armónica.

El caso es que al pasar, en el escalón de la entrada, había cuatro niños cuyas edades oscilarían entre los seis y los nueve años. Estaban sentados y delante tenían una caja de cartón invertida, que les servía de mesa o puestecito improvisado. Su mercancía era simple y sencilla, artesanía pura: pulseras de distintos tipos, llaveritos, diademas, ….de macarrón de plástico de variadas formas y colores. Su trenzado era, también, diferente. Todo un muestrario pequeño, pero verdadero, de artesanía infantil.

Al verlos, me paré, de muchos es conocida mi curiosidad, y estuve observando, en primer lugar, el “pelaje” de los cuatro niños, que se sentaban ante la caja, como si se tratara de una de las mesas petitorias de la Cruz Roja. Su aspecto era estupendo: bien vestidos, limpios, aseados. Niños que, seguramente, vivían allí y su apariencia no podía ser mejor. Estaba descartada, por tanto, la posibilidad de niños indigentes, que hacían aquello por necesidad, para sacar algunos euros.

Después de observar, pasé a la acción y les pregunté qué vendían. Me contestaron que pulseras, llaveros, diademas, adornos para el pelo etc. Añadieron que todo era hecho por ellos y que, además de ser muy bonito, era muy barato. Su lenguaje vivo y su desparpajo eran evidentes: no se cortaban un pelo. Yo, para ver qué decían, les pinché un poco y les comenté que mis nietas me hacían unas pulseras más bonitas. ( Ellas, también, en una ocasión, querían vender sus trabajos, pero su madre no las dejó. Me parece mal cortar, por respeto humano, una iniciativa como esta, que evidencia otras actitudes.) Inmediatamente saltaron, como si fueran resortes parlantes, que éstas eran más bonitas y que, si yo quería, trajera una y lo comprobaríamos.

Me gustó la forma de defender lo suyo y me gustaron su simpatía y su carácter extrovertido, así como su llaneza, exenta de desvergüenza, para tratarme, como si hubiera sido otro niño de su edad. Yo, con desinterés fingido, les pregunté el precio y me dijeron que sólo “un eurillo”, que estaba tirado. Tuve el correspondiente “tira y afloja” y compré una pulsera por un euro. Se deshicieron en agradecimientos y me rogaron que se la enseñara a mis nietas para que vieran lo bonita que era. Se portaron como vendedores natos: alegres, simpáticos, ocurrentes, educados y todos los adjetivos, que queramos ponerles. Qué buen rato pasé, todo por un euro, hablando con aquellos niños, sintiéndome un poco niño.

Este inesperado y simpático suceso me hizo reflexionar sobre la cuestión, tan traída y llevada, de que TODOS SOMOS IGUALES, solamente varían las circunstancias, en unos casos incentivantes de determinadas actitudes y en otros anuladoras de sus cualidades. Nada más alejado de la realidad, creo entender. Hay personas, como estos niños, que tienen un gran sentido de la superación y para ellos, como si fuera un juego, inician acciones que son, obviamente, indicadoras de su espíritu emprendedor, de su forma positiva de buscar unas situaciones de éxito y triunfo. Este tipo de personas llevan el gusanillo del triunfo a flor de piel; hacen verdaderos malabarismos conductuales, pero es difícil que se sientan fracasados, y se escondan en un rincón, sin saber qué hacer o qué camino tomar. Y esto desde pequeños, sin que nadie se lo haya enseñado. No hay dentro de las taxonomías educativas ningún ítem que coincida con este tipo de aprendizajes. Es, creo, algo innato, algo que se lleva dentro. En cambio hay personas tan pusilánimes, tan pobres de espíritu, que no encuentran el modo de sobrevivir en condiciones adversas. Siempre serán fámulos al servicio de otros, emularán a los que tienen imaginación, como estos niños, a los que tienen salidas para casi todo y gracias a ellos el mundo va girando. Esto lo podemos extrapolar a todos los campos: económico, intelectual, político, social … A veces se desmadran y se salen del camino, también hay que decirlo, pero ahí está la gran labor de los educadores y la elección de los valores, que les sirvan de referente para el mejor servicio a nuestra sociedad.

Como conclusión, creo deducir, el mundo lo mueven quienes con imaginación, trabajo, voluntad, constancia, valor … saben salir de las situaciones difíciles, complicadas, conflictivas. No descarto que los españoles, que somos así, salgamos con éxito de esta.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho



Nuevo número de la Revista ALDABA

Ayto. Martos| La alcaldesa, Custodia Martos y los concejales de Cultura, Jesús Gómez y de Festejos, Raquel Fuentes, junto a miembros del consejo de redacción, participaban el pasado lunes, 15 de agosto, en la presentación del número treinta de la revista Aldaba, que cómo cada año ve la luz coincidiendo con la celebración de la Feria y Fiestas de San Bartolomé y de la Fiesta de la Aceituna.

Custodia Martos, destacó durante su intervención, la trayectoria de esta publicación, que permite a marteños y foráneos conocer la historia, cultura y el patrimonio artístico y cultural de la ciudad y manifestó el apoyo del actual equipo de gobierno a esta publicación, que celebra su quince aniversario y que se materializa cada año, gracias a un equipo redactor comprometido y a todos aquellos colaboradores que participan cada año en su elaboración, llenando de conocimientos, historias y fotografías la Revista Aldaba.

Durante la presentación, también se llevó a cabo un pequeño homenaje a los miembros del consejo de redacción y una vez finalizada la presentación se procedió a la inauguración de la exposición del XXXIX Certamen de Pintura Ciudad de Martos, una selección de obras presentadas a este certamen de Martos Cultural, que hasta el próximo día 26 de agosto se podrá visitar en la Sala de Exposiciones de la Casa Municipal de cultura.

El reparto de los ejemplares de Aldaba se realizará en el quiosco de la plazoleta de la Casa de la Juventud, hasta el hoy viernes, día 19 de agosto, en horario de mañana de 11.00 a 13.00 horas.



El Rincón de Paco Teva…POEMAS PARA EL VERANO

Estimados lectores de Martos al Día:

Seguramente, durante el verano, no veáis ninguna colaboración mía en este medio. Por eso, antes empezar mis vacaciones, quiero que tengáis un soplo de aire limpio y fresco, como son los poemas que os presento. Nada mejor, ni más relajante que la poesía. Estoy casi seguro que a nadie molestarán, ni habrá comentarios como no sea para decirme que son muy malos y que no le gustan. Estoy abierto a todas las críticas y a las distintas opiniones.

Os deseo un feliz y fresco verano y hasta pronto.

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho

AIRES MARINEROS

Siento el sabor a sal,
siento el sabor a mar,
siento el deseo de nadar,
de envolverme en viejas aguas,
las aguas del viejo mar,
desafiando las olas
que van rompiendo la paz
con estelas que dibujan
figuritas de cristal.

El cielo, azul y brillante,
adornado con el Sol,
ilumina desde el cénit,
con alegría y fulgor,
las aguas, que conocí,
que me quieren conocer,
jugueteando sin rumbo
para sin rumbo volver.

El horizonte infinito
con vapores de metal,
se va acercando sin tregua,
con ondas de recio andar,
hasta que besan la arena,
que no quiere demostrar
el rubor de las caricias,
caricias de verde mar.

El cobrizo atardecer,
con el Sol en lontananza,
con barquitos de “papel”,
que va reflejando el agua,
va dibujando otro mar,
va dibujando otras aguas,
va acariciando otra arena,
con espejos de naran

LUNA DE CRISTAL

Jugando están las estrellas
en el cielo azul de mar,
la luna mira envidiosa
y también quiere jugar.
¡Ay mi luna!.
Mi luna llena,
luna de blanco cristal.
Las estrellas no conocen
tu cara de blanca faz,
que recibe, como un beso,
la  cálida luz solar,
y convierte en blanca plata
tan diáfana claridad.
Las estrellitas brillantes
buscan mi luna de sal:
quieren conocer de cerca
su espejito sideral.
¡Ay mi luna!
Mi luna llena,
luna de blanco cristal.
Con la luna están jugando,
ya no paran de jugar,
las estrellitas brillantes,
que se quieren reflejar
en el espejo de plata
de mi luna de cristal.
EL NUEVO ESTÍO

Cuánto embellecen las variadas flores,
que la hermosa primavera aglutina:
un arco iris de nubes de colores,
colorista algazara matutina.

Del nuevo estío, la cálida brisa,
que inicia su andadura con rigor,
desluce aquel candor de su sonrisa,
que adornaba la vida con primor.

Los pétalos, que luchan sin remedio,
sin querer que oscurezca su fulgor,
van sintiendo, con infinito tedio,
perderse su frescura y su color.

El verano, implacable, bochornoso,
que elude su belleza marchitar,
con el vital rocío generoso,
va buscando su muerte retardar.

El campo luce un manto amarillento,
no brilla su cromático frescor,
un espectro de tintes macilentos,
luces que reverberan con ardor.

LA PAZ

Admiro las estrellas,
el Sol
y el ancho cielo.

Disfruto de las flores
su hermosura
y su color.

Elogio de los pájaros
su bella
partitura.

Me embriaga la hierba
con todo
su frescor.

Esa es la voz
que habla
de la paz.

Detesto la violencia,
la gran lacra
social.

Sufro las injusticias,
la guerra
y el dolor.

Me indignan las pateras
de la muerte.

Me indignan los gobiernos
del terror.

Me indigna la dura
intolerancia.

Me duele el corazón
sin poderlo
remediar.

Esa es la voz
que habla
de la paz.

Foto de Carmen Herrera



El Rincón de Paco Teva…UN GRAN PELIGRO

Cuando un día tenemos fiebre, tomamos un antipirético e inmediatamente baja la fiebre. Si vuelve a subir y así se repite en sucesivas ocasiones, debemos ir al médico para ver por qué se produce la fiebre (la fiebre sólo es un síntoma de que alguna infección hay en nuestro organismo) y una vez que se sabe su etiología, el médico pondrá el tratamiento pertinente para atajar esa infección, que, si se deja sin tratamiento, puede que se elimine sólo con nuestras defensas, pero puede ocurrir que no sea así y vaya a más y lo que empezó siendo una leve infección, se convierta en una gravísima septicemia, que acabaría, sin remedio, con la vida del paciente.

No voy a dar ninguna lección de medicina, aunque me gusta mucho, sólo quiero hacer un símil entre ese enfermo, que empezó con una leve infección y el “Movimiento 15-M DEMOCRACIA REAL, YA”. Que conste, para no ser sospechoso de nada, me gusta ser lo más ASEPTICO posible (lo contrario de SEPTICEMIA), que yo publiqué un artículo en este medio y a él os remito y en el que podéis ver mi optimismo (quizá INGENUIDAD) por este movimiento que aparecía como una corriente de aire fresco.

En resumidas cuentas, en ese artículo yo estaba satisfecho porque una juventud, pacíficamente, legalmente, constitucionalmente, se expresara libremente y clamara por todo aquello, que esta SOCIEDAD le negaba.

Después fui perdiendo optimismo y me recriminaba interiormente mi INGENUIDAD, cuando vi que este MOVIMIENTO se pasaba por los …… una sentencia de la Junta Electoral Central con el beneplácito del Gobierno, así parece ser, pues, a pesar de todos los eufemismos del Ministro del Interior, quien debía velar porque se cumpliera la legalidad no lo hizo y dejaba que la infección se multiplicara, como en el símil.

Cuando escribo el presente artículo, hace, ya, un mes de la acampada de los INDIGNADOS y el que esta indignado, como demócrata y como español, soy yo, pues compruebo, con gran pesar, que la fiera está cada día más crecida y más agresiva.

Yo, ya no sé quienes son estos “señores” (¿habrá alguien que lo sepa? Los organismos de la Inteligencia Española lo sabrán) si son jóvenes honestos, que claman y luchan por unas reivindicaciones justas; si son anarquistas, que no saben lo que quieren; son OKUPAS, que están a la que salta; son “perro-flauta”, que, como viven en la calle, se pegan a la multitud y así están protegidos; o qué sé yo lo que son.

Lo único que no puedo compartir es que, esta masa amorfa, se permita insultar, impunemente, al Alcalde de la Capital de España, sea quien sea, elegido democráticamente; que hagan guardia frente al Congreso de los Diputados, donde se residencia la SOBERANÍA del pueblo español, nos guste o no, con no se sabe qué violentas intenciones; se impida a los parlamentarios de la Asamblea de una Comunidad Autónoma, elegidos democráticamente, mientras no se demuestre lo contrario, que se reúnan para cumplir las funciones que la Constitución y el Estatuto de Autonomía les asigna.

Es un ejemplo de “república bananera” ver a unos parlamentarios correr, saltar entre vehículos, acosados, insultados, con peligro de su integridad física. Al verlo, me sentí avergonzado, impotente y pensaba que, a pesar de que desde la Plataforma DEMOCRACIA REAL, YA dijeran que no tenían ninguna relación con ellos, ya no puedo creer a ninguno, mi INGENUIDAD se ha convertido en un amargo escepticismo.

El Gobierno ha dejado que la incipiente y leve infección se esté convirtiendo en una septicemia en ciernes con su pasividad, su pasotismo, y su laisser faire.

Concluyo haciendo una reflexión:

En un país “Democrático de Derecho”, como es el nuestro, todo debe discurrir, y por eso si hay que luchar, pues costó mucho conseguirlo, por los cauces que habilitan la Constitución y las Leyes, ya que de lo contrario estaríamos ante una pantomima seudo revolucionaria, violenta y perniciosa, que, si se deja crecer, podría, como en el caso del enfermo, aquejado de una gravísima septicemia, poner en peligro la vida.

La foto es de Álvaro Minguito

.

Francisco Teva Jiménez
Maestro / Lic. en Derecho